domingo, marzo 3, 2024

Clima violento y hostil vivieron en Atenas los fanáticos de Hapoel Jerusalem

Los fanáticos griegos se amotinaron en las grades y dispararon fuegos artificiales y petardos contra los fanáticos del equipo israelí, y hasta llegaron a quemar una bandera de Israel.

El partido entre AEK Atenas y Hapoel Jerusalem se desarrolló en medio de un clima violento. Los seguidores del equipo griego dispararon fuegos artificiales y petardos contra los fanáticos del equipo israelí e incluso quemaron la bandera israelí. El partido fue favorable al equipo griego, que ganó por 94-78.

Algunos de los fanáticos israelíes tuitearon y publicaron en las redes sociales fotos de los eventos violentos. Al final del partido, el equipo israelí emitió una dura declaración oficial: «Hapoel Jerusalem ve los difíciles eventos en Atenas como nada menos que un ataque terrorista contra los fanáticos israelíes, que vinieron en masa para apoyar a su equipo, como lo han estado haciendo durante años. A la luz de los acontecimientos, en el medio tiempo revisamos todos los cursos de acción. Sacar a los fanáticos del Hapoel Jerusalem era una opción que se descartó de plano debido al hecho de que los fanáticos griegos rodearon el estadio y había un peligro real de un ataque. La suspensión del juego fue considerada seriamente, pero los funcionarios de seguridad advirtieron que la decisión conduciría a un caos completo que habría puesto en peligro vidas humanas. El club no repasará los eventos en silencio, se presentará una queja seria a FIBA».

Al comienzo de la noche se escucharon explosiones en el pasillo, lo que hizo que el juego se detuviera durante varios segundos, y se reanudara cuando las explosiones cesaron, aunque más tarde volvió a ocurrir. Banderas palestinas y de la OLP también se vieron en las gradas del equipo anfitrión, y un fanático del AEK luego quemó la bandera israelí.
Cabe señalar que los fanáticos de Jerusalem pidieron que el equipo abandonara el campo durante el segundo cuarto. El gerente del equipo, Adi Cohen Saban, habló por el micrófono durante uno de los tiempos muertos para calmar a los fanáticos y, por supuesto, el club se quejará de los eventos en FIBA.
Un fan de Jerusalem le dijo a Ynet: «Se siente como en una zona de guerra. Es una pena que la policía no haga nada, tienen miedo de entrar en la grada. En cambio, vinieron a nuestra galería para que, si algo sucedía, trataran de ayudarnos».
Esta no es la primera vez que los fanáticos de Jerusalem atraviesan por momentos violentos en Atenas. En 2019 los fanáticos locales cegaron a los jugadores con láseres, ondearon banderas de Hezbolá y Palestina y también quemaron la bandera israelí.

OTROS ARTICULOS

RELACIONADOS