domingo, marzo 3, 2024

Descubrimiento israelí: hallan joyas de oro milenarias en Jerusalem

El descubrimiento tuvo lugar en una cueva funeraria de la capital, y se cree que fueron usadas como amuletos protectores contra el mal de ojo, especialmente un colgante en forma de “luna creciente” conocido como "lúnula".

Un importante número de joyas de oro de hace 1.800 años de antigüedad fueron halladas en una cueva funeraria de Jerusalem, y se cree que fueron utilizadas como amuletos protectores contra el mal de ojo.

Los objetos, que serán exhibidos al público por primera vez, fueron encontrados hace 50 años, pero permanecieron en un cajón de la Autoridad de Antigüedades de Israel (IAA).

Las joyas de oro halladas originalmente en una cueva funeraria de Jerusalem hace más de 50 años.

El descubrimiento tuvo lugar en una cueva funeraria de Jerusalem y se cree que fueron usadas como amuletos protectores, especialmente un colgante en forma de “luna creciente” conocido como lúnula.

Estos objetos, datados hace unos 1.800 años, fueron hallados en una cueva funeraria de Jerusalem que había sido destruida por una excavadora en 1971. Entre los tesoros se encuentran pendientes de oro, cuentas de oro, piedra cornalina y vidrio, y un colgante de oro en forma de lúnula, símbolo de la diosa lunar romana Luna.

Yael Adler, un investigador del Departamento de Antigüedades de Israel analizó los restos en su momento, pero falleció antes de que los hallazgos se publicaran, dejando los objetos olvidados en el IAA hasta ahora.

Pendientes de oro del hallazgo, que datan de hace unos 1.800 años.

El proyecto IAA para redescubrir

La Dra. Ayelet Dayan lidera un proyecto que busca dar a conocer hallazgos del pasado que nunca se publicaron. En colaboración con Ayelet Gruber y el Dr. Yuval Baruch, Dayan investigó los objetos redescubiertos y los contextualizó con otros hallazgos arqueológicos.

Las excavaciones arqueológicas en Tierra Santa se remontan a más de 150 años, y desde 1948 se realizaron más de 9.000 excavaciones, muchas de las cuales no fueron publicadas.

Horquilla de madera recubierta de oro.

El colgante de oro en forma de lúnula es especialmente intrigante, ya que se creía que invocaba los poderes de la diosa Luna para proteger al portador del mal en la otra vida. Normalmente, las niñas o mujeres jóvenes llevaban la lúnula, mientras que los niños usaban un amuleto equivalente llamado bulla.

El hallazgo del colgante en la tumba sugiere que el enterramiento era de una mujer joven de la época tardorromana. Después de la victoria romana sobre los rebeldes judíos de Palestina, Jerusalem fue reconstruida como Aelia Capitolina y su población se romanizó.

Gentes de todo el imperio se asentaron en la ciudad. El entierro en un ataúd de plomo con valiosas joyas de oro indica que la joven de la cueva funeraria era de alto estatus social.

OTROS ARTICULOS

RELACIONADOS