domingo, marzo 3, 2024

Le quitaron un lunar en lugar de un tumor y el Estado deberá pagarle 90.000 shekels

Según el informe, como el hospital «se comportó decentemente» después de descubrir el error, la compensación será de unos 90,000 shekels para el damnificado.

Un error médico inusual ocurrió en el hospital Ichilov en Tel Aviv. A un paciente con cáncer de piel (melanoma) se le extirpó un lunar común en la espalda en lugar de un tumor. Tras lo sucedido, el Tribunal de Primera Instancia de Herzliya dictaminó que el estado, propietario del hospital Ichilov, pagará una indemnización al paciente de 90.000 shekels.

El abogado Wisam Mokatren, que se especializa en reclamos por negligencia médica (que no representó a las partes en la demanda), describe la situación de la siguiente manera.

Un paciente de 40 años sufre de melanoma recurrente. En marzo de 2019, ingresó en el hospital para que le extirparan un nuevo tumor en la espalda. Pero en cambio, el cirujano eliminó el lunar habitual. Cuando se reveló el error, el paciente contactó con el hospital y cuatro días después de la primera operación, se le dio una fecha de intervención correctiva. Se realizó la operación, se extirpó el tumor maligno y el paciente fue dado de alta.

Sin embargo, el hombre siguió sufriendo y presentó una demanda contra el hospital en diciembre de 2020. Este, manifestó que la intervención quirúrgica innecesaria “le provocó dolor y ansiedad”, por lo que exigió una importante compensación al hospital.

Según él, debido a un error durante la primera operación, se le formó una fea cicatriz que le picaba en la espalda y le causaba molestias. El hombre dijo en la demanda que en esos días temía mucho por su vida, y la operación adicional lo obligó a someterse nuevamente a todos los procedimientos necesarios para la cirugía.

El demandado, a su vez, objetó ante el tribunal que la cicatriz no afecta la funcionalidad del demandante y no le impide trabajar y ganar dinero. El hospital respondió que la cicatriz simplemente podría eliminarse, por lo que la discapacidad del paciente era temporal. En su defensa, el hospital señaló que luego de identificar el error, «tomó medidas urgentes y correctas, llamó al paciente para una segunda operación y extirpó el tumor».

La jueza Ayelet Harnof escuchó a ambas partes y emitió este veredicto. Reconoció que la cicatriz sufrida por el actor «no afecta significativamente su desempeño como dueño de una tienda de lotería». Según ella, «la picazón y la incomodidad no interfieren con el flujo de la vida y el desempeño de las actividades diarias».

Con respecto a los reclamos de trauma psicológico del hombre, el juez señaló que los temores experimentados se relacionan con la enfermedad en sí, y no con el evento que se convirtió en el motivo del reclamo.

Además, el demandante no pudo probar una disminución de los ingresos después de la operación. Según el juez, la familiarización con la documentación de su quiosco en los últimos años mostró que los ingresos están creciendo. Y dado que el hombre rechazó la oferta del hospital de quitarle la cicatriz, el juez consideró que su sufrimiento no era tan significativo como él intenta que sea.

También se rechazó la acusación de que los médicos no se disculparon con el paciente por el error. Las acciones del hospital Ichilov, que inmediatamente invitó al paciente a una operación correctiva, dan testimonio de la actitud atenta hacia el paciente.

Sin embargo, el tribunal dictaminó que el estado pagaría al hombre una indemnización de 70.000 shekels por daños no pecuniarios, así como los honorarios de su abogado, el deber estatal y los honorarios del experto involucrado por el demandante.

OTROS ARTICULOS

RELACIONADOS