domingo, marzo 3, 2024

Los cohetes del Líbano son una provocación para fomentar una escalada

Análisis. La disuasión de Israel se erosionó y el curso de la escalada contra los grupos terroristas palestinos dependerá de su respuesta a los eventos en curso alrededor del Monte del Templo, y el lanzamiento de cohetes en el norte y el sur.

Ron Ben-Yishai
Se cree que el ataque con cohetes del mediodía del jueves contra el norte de Israel es un movimiento deliberado de organizaciones terroristas palestinas, alentadas por Irán, para aumentar las tensiones en ciertas áreas tras los recientes disturbios cerca del Monte del Templo. Las (FDI) respondieron con artillería, y ahora los militares y el gobierno deben determinar un curso de acción más apropiado.
En la región norte, cualquier actividad que se realice generalmente requiere la aprobación de Hezbolá. Si bien parece que el grupo terrorista chiíta no lanzó directamente los cohetes, es muy probable que haya autorizado a hacerlo a las organizaciones palestinas con sede en el sur del Líbano. Esto era predecible, especialmente dada la reciente declaración de Hezbolá expresando solidaridad con la causa palestina en torno a la Mezquita de al-Aqsa.
El jugador clave detrás de este plan es Hamás, particularmente Saleh al-Arouri, quien supervisa las operaciones en Cisjordania desde sus bases en el Líbano y Turquía.
Los acontecimientos recientes, como los enfrentamientos del Monte del Templo y los ataques con cohetes desde Gaza y el sur del Líbano, fueron instigados por Hamás para mantener su posición como el principal movimiento de resistencia palestino-islamista y para reforzar su prestigio y status de liderazgo. Al mismo tiempo, Hamás pretende mantener su control sobre Gaza y aliviar las luchas económicas de sus residentes.
El jugador clave detrás de este plan es Hamás, particularmente Saleh al-Arouri, quien supervisa las operaciones en Cisjordania desde sus bases en el Líbano y Turquía.
Israel, con su respuesta, juega directamente en manos de Hamás, que inadvertidamente permite al grupo terrorista incitar a los palestinos en Cisjordania y lanzar ataques contra Israel. Hamás, bajo el liderazgo de Al-Arouri, ahora está coordinando con varias organizaciones palestinas para llevar a cabo ataques metódicos con cohetes contra Israel, creando efectivamente un nuevo frente además de los dos existentes. El objetivo es mantener a Gaza fuera de peligro mientras se agrega presión sobre Israel desde una dirección diferente.
Las FDI operan en una ciudad israelí donde golpearon los misiles.
La actual política de respuesta de Israel, que prioriza guardar silencio alrededor de Gaza a cambio de operar a la ligera contra Hamás, está erosionando su disuasión contra el grupo terrorista. Es crucial que Israel tome medidas decisivas contra Hamás, y las FDI no requieren asesoramiento de los medios de comunicación sobre cómo y dónde hacerlo. La restauración de la disuasión contra Hamás es imperativa.
El curso de la escalada dependerá de la respuesta de Israel a los acontecimientos en curso alrededor del Monte del Templo. Vale la pena señalar que el gabinete no se ha reunido en dos meses, pero lo hará este jueves por la noche, mientras que la destitución del ministro de Defensa sigue siendo una posibilidad.
Israel ya no está dispuesto a dejar que su disuasión se erosione, pero dos factores probablemente darán forma a la decisión: evitar una gran confrontación con Hezbolá y prevenir un conflicto con organizaciones palestinas durante la temporada de vacaciones cuando muchos israelíes están de vacaciones en el norte.

OTROS ARTICULOS

RELACIONADOS