domingo, marzo 3, 2024

Qué gana y qué pierde Israel con su laxa respuesta al lanzamiento de cohetes desde Gaza

Opinión. Por Ron Ben-Yishai. Netanyahu sabe que carece de apoyo internacional para una gran ofensiva militar en Gaza, y que podría ser acusado por sus oponentes de tratar de debilitar las manifestaciones  contra su política judicial. Incluso podría llegar a ver cómo los reservistas se niegan a servir en las FDI.

Israel y las facciones de Gaza tenían interés en poner fin al último ciclo de violencia transfronteriza, por lo que de la noche a la mañana se logró un alto el fuego, con la mediación de Egipto y el enviado de la ONU a la región.

Absurdamente, Israel no anunció el acuerdo de alto el fuego porque se niega a admitir que negocia, aunque sea indirectamente, con grupos terroristas, en tanto que el éxito del acuerdo pactado sigue estando en manos de grupos escindidos de la Franja que no están totalmente bajo el control de Hamás o la Jihad Islámica.

Los cohetes lanzados tras el anuncio del alto el fuego siguieron la práctica de los palestinos de tener la última palabra, una práctica que costó a los dos grupos terroristas más daños en los ataques israelíes.

Hamás no lanzó sus propios cohetes, pero permitió a la Jihad Islámica disparar más de 100, en respuesta a la muerte de su miembro de mayor rango, tras una huelga de hambre en una cárcel israelí, el martes.

Secuelas de un ataque israelí contra Gaza. (Reuters)

Hamás sí lanzó pequeños cohetes contra aviones israelíes a pesar de que tenían pocas posibilidades de alcanzar su objetivo, pero que harían que el sistema de defensa antimisiles Cúpula de Hierro los captara y activara sirenas, enviando a los residentes a los refugios.
Fue una victoria para Hamás, a bajo costo.

El grupo terrorista pretende seguir disfrutando de los ingresos de los gazatíes que trabajan en Israel y de los fondos procedentes de Qatar, al tiempo que aparece ante su pueblo como un socio activo en la resistencia palestina.

¿Por qué Israel no respondió con más contundencia y por qué el gobierno de derecha no hace nada para restablecer la disuasión a lo largo de la frontera?

Una posible explicación es que la atención actual de los militares se centra en Cisjordania y en la posible violencia que podría estallar a raíz de la muerte en prisión de Khader Adnan, prisionero de la Jihad Islámica. Tarde o temprano, las fuerzas tendrán que lanzar una gran operación en Jenín y Naplusa, para disuadir, al menos temporalmente, a los grupos terroristas.

Benjamín Netanyahu, primer ministro de Israel. (Yair Sagi)

Otra explicación es que Israel haya optado por poner fin al último ciclo temiendo la falta de respaldo internacional a una ofensiva israelí tras la muerte de un prisionero mientras estaba bajo su custodia.

Estados Unidos ha estado pidiendoo a Jerusalem que consiga la calma en el frente palestino, especialmente en Cisjordania, y una gran operación israelí en Gaza o incluso una importante campaña de bombardeos allí ayudaría a los palestinos a arrastrar a Israel al Consejo de Seguridad de la ONU para que lo condenara con el apoyo de Rusia, China y quizá incluso Estados Unidos.

Israel también se vería obligado a llamar a unidades de reserva y mantener a los residentes del sur en refugios, mientras que los recientes cohetes causaron pocos daños en el frente interno.

También hay que tener en cuenta la fractura que ha provocado en la sociedad israelí el impulso del Gobierno para legislar una reforma judicial. Le gustaría evitar poner a prueba a la opinión pública en una confrontación militar que podría tener múltiples derivaciones.

Casi 200 mil personas se movilizaron en Jerusalem para apoyar la reforma judicial.

Si Netanyahu ordenara una amplia ofensiva militar, se lo acusaría de intentar silenciar a la oposición pública que ha llevado a cientos de miles de israelíes a manifestaciones durante más de 17 semanas y podría incluso hacer que los reservistas se negaran a presentarse cuando se les llame para servir en las FDI.

No cabe duda de que la desavenencia política interna provoca una apariencia de debilidad que puede invitar a los enemigos a atacar. También debilita al primer ministro y a otros responsables que deben tener en cuenta el apoyo de la opinión pública. Un frente interno unido es vital en cualquier conflicto.

La única ganancia sustantiva de Israel en esta ocasión es que no ha sucumbido a las exigencias del prisionero Adnan, de la Jihad Islámica, de ser liberado debido a su huelga de hambre y no podrá ser coaccionado por otros presos en el futuro.

OTROS ARTICULOS

RELACIONADOS